Los Problemas Medioambientales de América Latina en los Tiempos de Modernidad.

 

 

 

Rodolfo Lauterbach III°B

25/11/98

 

Para: Prof. Rodrigo Montero

 

 

 

  1. Introducción.

La contaminación es la impregnación del aire, el agua o el suelo con productos que afectan a la salud del hombre, la calidad de vida o el funcionamiento natural de los ecosistemas.

El hombre es, a la vez, obra y artífice del medio que lo rodea. En la larga y difícil evolución de la raza humana, ha llegado a una etapa en que puede transformar radicalmente, y de numerosas maneras, el mundo que habita. Puede desviar o secar ríos, construir o drenar enormes lagos, devastar o plantar bosques. Puede hacer que las nubes suelten lluvias, que los desiertos florezcan y hasta (se dice) que los huracanes cambien de rumbo. Pero puede también contaminar mares, envenenar el aire, y, aun, destruir la capa de gas ozono que protege la tierra, y sin la cual la vida no sería posible en nuestro planeta.

Hemos llegado a un punto en que debemos orientar nuestros actos hacia la defensa y preservación del legado que nos ha dejado la naturaleza. Debemos adoptar medidas que detengan la destrucción del medio en que vivimos administrando inteligentemente el uso de los recursos naturales, con la ayuda de los enormes conocimientos científicos que poseemos.

Uno de los problemas más grandes que tiene, a mi juicio, la comunidad latinoamericana es el hecho de que el progreso y la tecnología no han alcanzado, ya sea por falta de recursos o por falta de voluntad, para cubrir necesidades básicas de la sociedad como son el mejoramiento de la salud y la educación, la solución del problema de la seguridad y previsión social, y el mejoramiento de la situación medioambiental.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2- Desarrollo del Tema.

  1. La Contaminación Acústica.
  2. En América Latina existen muchas ciudades ruidosas, y, de hecho, este es un fenómeno no nos preocupa mayormente. Ciudades como México, Caracas, Buenos Aires y Santiago sufren graves problemas de contaminación acústica que no solo perjudican a la población a causa de las molestias a la tranquilidad de las personas que éstos provocan sino también porque son una de las mayores causas de sordera progresiva en las personas que se exponen a ellos.

    El ruido machacón y persistente que acompaña la vida en muchas de las ciudades de nuestro continente tiene un efecto claro sobre el hombre, lo hace menos sensible a los sonidos agradables. Los daños en el órgano del oído pueden ir desde la llamada fatiga auditiva hasta los traumatismos acústicos que significan simplemente la pérdida irreversible de la capacidad auditiva.

    Por otra parte, el ruido industrial es considerado como uno de los problemas más críticos relacionados con la salud ocupacional.

    El Instituto de Salud Pública de Chile realizó un estudio sobre el riesgo de sordera ocupacional atribuible al ruido en la Región Metropolitana. Para ello se tomó una muestra de 3000 trabajadores expuestos a niveles de ruido que van de 80 a 104 dB (A) lento inclusive, y 1000 trabajadores expuestos a niveles inferiores a 80 dB (A) lento, que son los que constituyen el grupo de control.

    El cuadro 1 muestra que existe una relación directa entre el riesgo de sordera y el tiempo de exposición a niveles excesivos de ruido.

     

    Cuadro 1, riesgo de sordera ocupacional según el tiempo de exposición.

     

     

     

  3. La Contaminación Atmosférica.

La contaminación de la atmósfera es la consecuencia de la emisión de gases, vapores y partículas sólidas y líquidas, extrañas a la atmósfera y que alteran su pureza original. En lugares como Estados Unidos y los países desarrollados de Europa este es un problema que ya está casi totalmente superado; en Latinoamérica existe una gran cantidad de ciudades con esta dificultad de las cuáles destacan Ciudad de México, Santiago y Caracas.

Los investigadores distinguen dos grupos participantes en la contaminación atmosférica. El primero esta constituido por los contaminantes primarios, que son aquéllos que salen a la atmósfera directamente desde una fuente emisora, tales como el monóxido de carbono, el dióxido de azufre, el óxido nítrico y los hidrocarburos.

Los secundarios más importantes son el smog fotoquímico, el ozono y el ácido sulfúrico.

El smog fotoquímico es producido por una reacción fotoquímica entre los óxidos de nitrógeno y los hidrocarburos, originando moléculas parcialmente oxidadas, tales como aldehídos, cetonas y otros, capaces de formar agregados moleculares con diámetros del orden de los micrones. Estas reacciones pueden, asimismo, originar compuestos nitrados sobre los que existen sospechas de ser cancerígenos.

El ozono es generado principalmente por reacción fotoquímica, y el ácido sulfúrico surge de la oxidación atmosférica del anhídrido sulfuroso catalizado por la presencia de partículas metálicas.

Existen también contaminantes biológicos. Una gran variedad de aerosoles puede provocar alergias en los individuos susceptibles. Los mohos, polvos, pinturas, fibras vegetales y, sobre todo, los pólenes de plantas de polinización aérea, son algunos materiales conocidos y que se presentan de manera natural o asociados con trabajo, o en ambas formas. Es muy difícil determinar la influencia de estos elementos en la contaminación atmosférica.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El smog rodea El Ángel, monumento situado en pleno centro de México D.F. durante una inversión térmica. La contaminación aumenta de forma espectacular cuando una masa de aire frío queda atrapada bajo una de aire caliente, a consecuencia de su situación física, ya que las montañas que rodean la ciudad impiden la circulación del aire.

 

La medición de contaminantes se efectúa en muchas de las ciudades latinoamericanas desde hace ya mas de 20 años, a través de redes de estaciones monitoras ubicadas en distintos puntos de las ciudades.

Los valores medios de las partículas del aire llegan a un máximo durante el otoño y los primeros meses de la época invernal, mientras que para los gases el máximo se da durante los últimos meses de la época invernal. L diferencia del comportamiento estacional entre gases y partículas totales en suspensión permite suponer un origen distinto en las emisiones, lo que se ve reforzado por el comportamiento espacial de la contaminación. Para los gases, las mayores concentraciones se encuentran en el centro de la ciudad y áreas vecinas, en tanto que para las partículas las mayores concentraciones se observan en los sectores periféricos debido al polvo de origen natural.

A mediados del año 1985 se presentó en Santiago un estudio de la investigadora Catalina Silvo, del Servicio de Salud del Ambiente de la Región Metropolitana sobre "Las molestias atribuibles a la contaminación atmosférica en la ciudad de Santiago de Chile". En él se establece que éste es el primer análisis que se efectúa en América Latina y tiene como propósito identificar el grado de asociación entre los contaminantes atmosféricos y las molestias en la salud de la comunidad, para asignar la prioridad e importancia adecuadas al programa de control de la contaminación del aire. El estudio comprendió a la población residente en el radio de un kilómetro alrededor de la estación de medición numero Uno, ubicada en la calle Mac Iver esquina de Monjitas, considerada como representativa de los niveles más altos de contaminación de la ciudad.

Las conclusiones señalan, en primer lugar, que es posible realizar un estudio de esta naturaleza, "puesto que existían dudas acerca de la posibilidad de obtener información sobre este tipo de relaciones entre salud y contaminantes", al tiempo que se establece una metodología útil para investigaciones futuras. Establece, además, que se encontraron "relaciones significativas entre los niveles de contaminación atmosférica y molestias percibidas en la población" al haber asociación de los índices de partículas por acidez con molestias oculares.

El estudio agrega que las molestias oculares aparecen antes que las molestias respiratorias, a determinados niveles de contaminación.

En general, las consecuencias de las mayores concentraciones se confunden con otros factores que pueden intervenir en el problema y por ello es difícil determinar con exactitud la contribución de los factores propios de la contaminación en la proporción de las personas que se enferman en un lugar y en un tiempo determinados (morbilidad) y en la eventual mortalidad de ciertas enfermedades relacionadas con las vías respiratorias. Además, deben tomarse en cuenta ciertas variables de la población, tales como la edad, el estado general de la salud, el nivel socioeconómico y otros.

Sin embargo, por las distintas investigaciones efectuadas en diversos países latinoamericanos, se han llegado a establecer ciertos efectos previstos de la contaminación atmosférica sobre la salud de determinados grupos de población.

En junio de 1992, la Conferencia sobre Medio Ambiente y Desarrollo de las Naciones Unidas, también conocida como la Cumbre sobre la Tierra, se reunió durante 12 días en las cercanías de Río de Janeiro, Brasil. Esta cumbre desarrolló y legitimó una agenda de medidas relacionadas con el cambio medioambiental, económico y político. El propósito de la conferencia era determinar qué reformas medioambientales eran necesarias emprender a largo plazo, e iniciar procesos para su implantación y supervisión internacionales. Se celebraron convenciones para discutir y aprobar documentos sobre medio ambiente. Los principales temas abordados en estas convenciones incluían el cambio climático, la biodiversidad, la protección forestal, la Agenda 21 (un proyecto de desarrollo medioambiental de 900 páginas) y la Declaración de Río (un documento de seis páginas que demandaba la integración de medio ambiente y desarrollo económico). La cumbre sobre la Tierra fue un acontecimiento histórico de gran significado. No sólo hizo del medio ambiente una prioridad a nivel mundial, sino que a ella asistieron delegados de 178 países, lo que la convierte en la mayor conferencia jamás celebrada.

  1. La Contaminación del Agua.

Muchos de los mares, ríos y lagos latinoamericanos se han convertido, durante este siglo, en verdaderos basurales, amenazando gravemente la salud, la pesca y el turismo de nuestro continente. El problema se pone de relieve periódicamente con los derrames de petróleo a raíz de accidentes marítimos, pero estos casos representan una parte mínima de la contaminación. Mucho más destructivos y persistentes son los elementos que el hombre deposita, en forma diaria, en los mares en la forma de desechos biológicos, residuos industriales y plaguicidas.

La contaminación del agua es la "introducción por el hombre en el ambiente acuático (mares ríos y lagos) de sustancias que causen efectos dañinos o tóxicos que perjudiquen los recursos vivos, constituyan un peligro para la salud humana, obstaculicen las actividades marítimas (incluida la pesca), menoscaben la calidad del agua o disminuyan los valores estáticos y de recreación".

El Río de la Plata, los sectores marítimos que se ubican en la cercanía de algún puerto, las costas entre Arica y México (por el Oeste) y el Golfo de México (por el Este), los lagos que por tener uso turístico contienen grandes cantidades de residuos de los hidrocarburos usados por motores de lanchas y botes, casi la totalidad de los ríos y afluentes que pasan por, o cerca de núcleos urbanos, son algunos de los muchos lugares que, en Latinoamérica se ven afectados por este tipo de contaminación.

Si bien podemos observar que el problema de la contaminación del agua no demuestra una mejoría general de la situación durante los últimos 10 años, es importante destacar que, al menos en Chile, se han hecho aportes para contribuir a la solución del problema. Es el caso del mejoramiento del litoral central de Chile que se llevo a cabo, durante los últimos años, a través de un colector de aguas servidas que desemboca los residuos urbanos a una distancia prudente de la costa, de tal manera que la contaminación no sea tan visible y molesta para los usuarios de las playas.

Es frecuente que los bañistas sufran afecciones a los ojos, alergias y otros trastornos. Es importante destacar el peligro que esto representa para la salud humana y para la actividad turística en general.

Las aguas costeras hasta el borde de la plataforma continental representan alrededor del 10 por ciento de la superficie total de los océanos del mundo, pero en esa área restringida se extrae el 99 por ciento de los peces. "La mayor parte del océano abierto es un "desierto ecológico" por falta de nutrientes para mantener la vida. De esto se infiere que no es necesario enfatizar el carácter crítico del impacto ecológico que puede tener el vaciado de desechos en el océano costero.

Los lagos son especialmente vulnerables a la contaminación. Hay un problema, la eutroficación, que se produce cuando el agua se enriquece de modo artificial con nutrientes, lo que produce un crecimiento anormal de las plantas. Los fertilizantes químicos arrastrados por el agua desde los campos de cultivo pueden ser los responsables. El proceso de eutroficación puede ocasionar problemas estéticos, como mal sabor y olor, y un acumulo de algas o verdín desagradable a la vista, así como un crecimiento denso de las plantas con raíces, el agotamiento del oxígeno en las aguas más profundas y la acumulación de sedimentos en el fondo de los lagos, así como otros cambios químicos, tales como la precipitación del carbonato cálcico en las aguas duras.

  1. La contaminación del Suelo.

Este tipo de contaminación es muy frecuente en América Latina por su condición de continente subdesarrollado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  1. Conclusión.

En resumen, podemos afirmar que los problemas medioambientales constituyen un riesgo y a la vez un desafío para todo el continente latinoamericano.

Es importante que tomemos conciencia de que por ignorancia o por indiferencia, podemos causar inmensos e irreparables daños a la naturaleza, poniendo en gravísimo peligro la supervivencia de la raza humana. Por esto, es necesario que en nuestro continente y en el mundo en general se lleve a cabo una campaña de integración del hombre con la naturaleza que persiga los siguientes objetivos:

 

  1. Bibliografía.